Estamos de fiesta cultural… ENTEPOLA FESTIVAL LATINOAMERICANO DE TEATRO POPULAR

EL DÚO DINÁMICO:

INFANCIA – JUVENTUD Y NUEVAS TECNOLOGÍAS

Las relaciones infancia- tecnología, jóvenes-tecnología evocaron palabras que hace un mes con un aire de desespero el rector de un colegio del sur de la capital con una perspectiva pedagógica abierta, les expresaba a las madres y padres de familia en su primer encuentro para entrega de notas; él no encontraba comprensible porque los niños y niñas en su primaria son los mejores, son inquietos, preguntan, investigan y en la secundaria empezaba a suceder lo contrario; él no se podía explicar cómo excelentes jóvenes en grado 10° y 11° habían sido los mejores y hoy no sabían para que estudiaban, todo les aburre, todo les da pereza y solo les gusta estar en internet o jugando x-box. ¿Será que esto no tendrá que ver con la dimensión de escuela creado hace siglos?

Tomemos un ejemplo: el lenguaje de los niños y jóvenes en la tecnología ha generado de comunicación significativa: se expresan deseos, vivencias, pensamientos y sentimientos; aprender y relacionar con el mundo. El lenguaje nos ayuda a desenvolvernos como personas y como miembros reflexivos de la sociedad. Si se toma como referente la enseñanza de las habilidades comunicativas para los niños y jóvenes (leer, escribir, hablar y escuchar), la tecnología para estas generaciones es un medio importante que las articula, viendo esta asociación como un hecho natural realizarlas también desde otros escenarios, tiempos y espacio, hace parte de su cotidianidad con ella vinculan su mundo: hacen amigos, se comunican con ellos, hacen labores escolares, conocen el mundo.

La culpa de los problemas sociales no se deben solo a la escuela como se ha tratado de argumentar, pero si se debe reconocer que la escuela de hoy se encuentra en crisis y quienes más la cuestionan es la población estudiantil, la escuela y sus métodos esta de cara a los niños y jóvenes; se enfrentan a la escuela acostumbrada, de la escuela moldeada. Se cambiaron los formatos, es otro ambiente de modo de aprendizaje con la necesidad de extenderse a los adultos para que existas transformaciones e interacciones distintas es decir, ampliar la participación de agentes y usuarios.

Adentrarse al mundo de lo desmaterializado cambia las concepciones sociales, mentales por ello los nativos digitales llaman la atención al entrar en un mundo donde no es precisamente lo físico lo que se convierte en realidad, por ejemplo, cientos o miles de amigos en las redes sociales, sin necesidad de conocerlos, los álbumes fotográficos de la familia y sus amigos, la condición de un diario convertido en “muro” compartido con muchas personas, las transacciones bancarias requieren del celular o la computadora y no necesitas tener el dinero, comprar las boletas del cine… en fin. Es posible que para los nativos, la tecnología sea su religión, en contraposición con la idea judío-cristiana “hasta no ver no creer”, aunque no hay total desprendimiento de lo material, si existe un cambio mental de dos generaciones que por este efecto pueden tropezar.

Mantenerse conectados constantemente así no estén del otro lado de la pantalla, hace que los ritmos y velocidades cambie frente a los hechos, la intensidad para recibir información, el intercambio de ella cuestiona la forma de dominar la información y poder asociarla a lo común, a lo comunitario, a la comunidad, este es un hecho revolucionario.

Ahora bien, los adultos que rodean a estos jóvenes presentan la necesidad de entender, de tener un entorno educacional, que otorgue sentido a estos artefactos ligados al aprendizajes significativo, al desarrollo familiar que genere ese código de valores y crecimiento intelectual y social. Sin conocer mucho del tema de los llamados inmigrantes, es necesario generar unas ciertas categorías o subdivisiones con el fin de estudiar los avances y el tiempo entre un grupo y otro y las transformaciones frente a su radio de acción. Por ejemplo existen inmigrantes que abominan la tecnología y la usan de forma limitada, otros que se están encontrando con ella, la usan y empiezan a entenderla y disfrutarla; otro grupo quienes tienen contacto directo con video juegos, la red, la telefonía y otros dispositivos de comunicación sin ser nativos. Por último quienes tienen un avance porque sus necesidades hace que este conocimiento sea indispensable para su vida, su trabajo, sus relaciones (profesores y otros profesionales).

La tarea es tomar en serio y responsable el uso de las tecnologías para estas generaciones que usan estos medios para contribuir a la formación criterios de la información, con crítica, con capacidad de reflexionar frente a lo que llega en la red para un crecimiento más que en imagen, en la realidad se han globalizado. En el seminario de investigación impartido en la Especialización de infancias, cultura y desarrollo abordó de interés sobre la escuela y tecnología; precisamente se generaron inquietudes frente a múltiples estudios que se pueden y deben abordar desde la sociología. Por ejemplo la reflexión sobre las construcciones de subjetividades en los niños y jóvenes y el hecho de la tecnología, es decir, el habitus en términos bourdianos, de agentes y prácticas específicas en el contexto de un entramado de entornos socio-técnico-econo-culturales.

El quinto poder

Las tecnologías adquieren otro estatus, se convierten en una compleja trama cultural que ha propiciado organizaciones, reconfiguran instituciones, roles y prácticas de saber y de poder; que transforman y producen colectivos sociales1. La instantaneidad alcanzada por la velocidad de la información permite que un número abundante no sea manipulado por las empresas de prensa, radio, televisión; este factor determina la denuncia como medio para encontrarse entre jóvenes en las redes y las luchas sociales tengan eco tan rápido como a unas pocas calles, en otra ciudad del mismo país o al otro lado del mundo, para no ir más lejos de estos hechos, esta semana España convulsiona por la corrupción, la ilegitimidad de las instituciones y sus representantes y el desempleo; el periódico El Espectador titulaba en su encabezado en línea el sábado 21 de mayo “España hasta los cojones”, recogiendo la noticia que tiene en vilo las elecciones parlamentarias de hoy domingo, en su artículo decía:

Un movimiento espontáneo, sin formas, fragmentado, en principio juvenil —después la cosa se volvería más variopinta— que, sin embargo, ha logrado reunir en la Plaza de Sol, ininterrumpidamente, a más de 10 mil almas día tras día, algunas más coléricas que otras, pero en todo caso con un código común: el hartazgo.”

Y agrega:

Al cierre de esta edición la histórica manifestación la refrendaban los números: más de 250 mil seguidores en Facebook, casi 40 mil más en Twitter, además de un canal de televisión por internet (Soltv.tv) que transmite en vivo la concentración. “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”, se oye arengar con insistencia en la Puerta del Sol.”2

Se forma opinión pública, se deslocalizaron (y se glocalizaron) los medios, se forman jóvenes con un sentir de sociedad diferente; seguramente algunos no dimensionan aún su actividad en red pero logran leer su contexto. Hoy el pensamiento de las sociedades es devela sobre todo por los jóvenes, manifestado a través de la virtualidad para encontrarse con otros, sin importar si vive en Colombia, España o en Estambul, se forman nuevas subjetividades son las micropolíticas y las macropolíticas cuyos motores fundamentales son los jóvenes por su facilidad para conectarse con el mundo.

   Se forman ciudadanos del mundo, para el mundo, sin importar la marginalidad de la barriada o la superconectividad de los centros de poder, todos se conectan e intercambian ideas; por supuesto que los accesos son distintos pero la herramienta esta para todos, está ahí esperando a ser usada, encontramos videos clips denunciando, campañas mundiales, luchas y deseos de mundos mejores. Son una sociedad de conocimiento.

1 Rueda, Rocío. Para una pedagogía del hipertexto: una teoría de la deconstrucción y la complejidad. Anthropos. Barcelona. 2007

Somos Semillas Creativas

 

Desde 1988 un grupo de maestras y maestros, muchachas y muchachos tenían una propuesta  que no se alejaba de su cabeza: contribuir a la dignificacion de la vida en Ciudad Bolívar. Era una tarea muy ambiciosa que poco a poco fue cogiendo cuerpo. Es así como a partir de un proyecto educativo se vinculan ciento veinte niñas/os, muchachas/os entre los 10 Y 16 años a comités de trabajo tales como: títeres, teatro, música, campismo, cooperativa, recreación, biblioteca, periódico, ecología donde su papel era contribuir a la solución de las problemáticas del barrio donde la comunidad y la Fundación Mencoldes aportan recursos mínimos para seguir con nuestro trabajo. 

Así pasábamos dos años hasta que organizamos la primera marcha del libro la cual permite abrir la biblioteca para toda la comunidad de los barrios Juan Pablo II, Villa Gloria, Vista Hermosa, Manitas y Compartir. Iniciamos con 100 libros aproximadamente que ubicamos en un espacio de 1m X 2m, el cual quedaba donde esta nuestra actual sede.

Para 1991 conseguimos recursos del programa Librovía donde solo beneficiaban a  15 puntos de Bogota, aquí nos dimos cuenta la necesidad de constituirnos formalmente, tener personería jurídica y por ende una junta directiva, éramos menores de edad así que nuestra primera junta directiva fue constituida por mamás, papás y profesoras, eran quienes creían en nuestro esfuerzo. Iniciamos la tarea de conseguir recursos para todo lo que queríamos hacer. De esta manera nacimos como Asociación Biblioteca Comunitaria Juan Pablo II Semillas Creativas.

En nuestra trayectoria destacamos momentos como los Festivales de Integración Juvenil de Ciudad Bolívar, que gracias ha una visita realizada a Medellín en el año 91 realizamos contactos con los jóvenes raperos del barrio Villatina, quienes durante tres años irradiaron la sangre rapera que denunciaba la situación de está población y el país, ellos y la agrupación Gotas de Rap del barrio Las Cruces contagiaron a Ciudad Bolívar y Bogotá de estos ritmos callejeros, permitiendo el nacimiento de grupos como Peligro Social, Rap Solución entre otros. Este Festival se logro gracias a la Coordinadora Juvenil de Ciudad Bolívar donde nos encontramos con el Club Cultural y Deportivo San Francisco, CELODIJE, Asojuvenil, Grupo Juvenil de La Estrella, Grupo Juvenil Nueva Argentina entre otras organizaciones. En este momento se daba vida al periodico Juventud Pilosa un valioso aporte de los jóvenes y la mirada local.

La generación de la Red de Bibliotecas Comunitarias de Ciudad Bolívar ha sido uno de los sueños permanentes de nuestra organización que en distintos momentos ha irradiado y vuelve a quedar en el olvido por ser las bibliotecas populares lugares poco reconocidos por las instituciones y ongs.

Nuestro trabajo se ha basado en que mujeres y hombres puedan transformar su propia realidad y la de su comunidad, con principios que guían nuestras acciones como la solidaridad, el compromiso y la participación. Esto lo hacemos posibles con estrategias como el rincón del niño/niña, que como su nombre lo  indica son ellos quienes han dado vida ha este espacio envuelto de creatividad. Por otro lado los y las jóvenes quienes a través de tertulias, charlas y talleres han organizado sus propios espacios de participación como el estudio de radio donado por Fairtunes de Inglaterra; talleres artísticos, lugares de juego y encuentro en la casa.

Tenemos proyectos de educación como las Aulas de Aceleración del Aprendizaje y Aprendizajes Básicos atendiendo niñas, niños y jóvenes entres los 8 y 16 años que se alfabetizan y quieren terminar su primaria. Con mujeres y jóvenes del sector Quebrada Limas realizamos agricultura urbana como espacio de intercambio de saberes y costumbres y forma de resistencia a las condiciones de alimentación que designa el hoy y el futuro.

Estos 20 años nos enseñan que han existido tres razones para persistir en proceso populares como este y que nos siguen exigiendo seguir: la primera, sembrar más semillas que sostengan este proceso que viene pasando de generación en generación hasta convertirlo en proyecto de vida para sus integrantes con un sentido distinto del mundo que les rodea; la segunda, que los integrantes deben estudiar y cualificarse, teniendo siempre en cuenta que la educación es el motor transformador de nuestra realidad. La tercera tener un compromiso no solo con Semillas Creativas sino con nuestro país y la realidad que nos lo exige y esto se logra trabajando en colectivo.

En el trabajo popular los recursos son limitados los aportes personales, de la comunidad, donaciones y la gestión proyectos.  Participamos en proyectos de consolidación local e interlocal del sur de Bogotá.

Hoy y por mucho tiempo nuestros de instrumentos de trabajo son los libros, el diálogo, los tambores y el calor humano que podemos sentir de todas y todos los que se atreven a creer en un país con justicia social.

Siguiente Entradas recientes